Jesucristo

Jesucristo, el deseado

En nuestras celebraciones a lo largo del año, pero especialmente ya cerca de la Navidad, cantamos muchas veces esta letrilla ...

Santos

San Juan de Brito

En la corte del rey de Portugal, allá por la mitad del siglo diecisiete, se preguntaban todos con sorpresa y ...

Diversos

Preguntas y Consejos a Papa y Mama.

El Ministerio de Padres y Madres Orantes en sus doce años de existencia ( 1999-2015) ha podido ver que  la ...

Actividades

Retiro en la Parroquia de Santiago en Boaco, Nicaragua

En la Parroquia de Santiago el Apóstol en Boaco, Nicaragua el Ministerio de Padres y Madres Orantes tuvieron el primer retiro del año con el Sacerdote Guillermo Blandon en Tuestepe. Fue una mañana enriquecedora para nosotras.

El Sacerdote estuvo compartiendo sobre el proceso de salvación de cada cristiano, nos afirmo que dicho proceso es personal. En primer lugar tenemos que aprender a ser humildes, aceptando nuestra propia verdad.

Nos hablo de la necesidad de elevar nuestra vida espiritual, para ser mejores madres.

Terminamos al medio día con la celebración de la Sagrada Eucaristía y muy animadas para trabajar en el crecimiento espiritual. ¡ALELUYA GLORIA A DIOS!

Maria

¡Pues, vaya novia!…

El Sexto Mandamiento de la Ley de Dios está formulado en la Biblia en forma negativa, es decir, prohibe las acciones impuras: ¡No adulterarás, no fornicarás!… Jesucristo lo reafirmó con todo vigor. Pero, más que en lo negativo, fue directamente a lo positivo: Guarda limpio el corazón, no mires con ojos malos a una mujer, conserva pura el alma, y entonces será también casto el cuerpo… Este es el pensamiento de Jesús, mucho más avanzado que la prohibición estricta de la antigua ley. El Sexto Mandamiento ha sido siempre el mandamiento más discutido y el que más ha afectado a la mayoría de las personas…

Familia

El don de los hijos

Se iba a celebrar el Jubileo de la Familia en el Año Santo del 2000, precedido de un Congreso al cual asistirían cinco mil participantes de más de cien países, y el Papa Juan Pablo II en persona eligió el lema de la magna Asamblea, cifrado en estas palabras: Los hijos, primavera de la familia y de la sociedad. Precioso, sin discusión, eso de primavera… Porque la primavera es verdor, es esperanza, es alegría, es amor… Y esto son los hijos que vienen al hogar…

Gracia

Esperando impacientes la hora

Todos sabemos que las guerras no traen más que desgracias, destrucción, muertes injustificadas, lágrimas a torrentes. Pero traen también a veces unos hechos tan bellos, tan llenos de heroísmo, tan ejemplares, tan inolvidables… Como aquel de unos oficiales condenados a muerte por los rojos. Eran los responsables del barco caído en manos del enemigo. Buenos católicos, se confesaron, comulgaron, rezaron…