Dios

El pollito en la mano

10. enero 2018 | Por | Categoria: Dios

Al querer transmitirles el mensaje de este día, mi ojos tropiezan con una preciosa fotografía que está sobre la mesa: representa un pollito tierno en la mano robusta de un hombre, y al lado estas palabras del apóstol San Pablo:
– Sé de quién me he fiado (2Timoteo 1,12)
Yo lo he tomado como una clara invitación de Dios a hablar hoy de su Providencia amorosa y paternal.
Y nos decimos nosotros, los creyentes…



¡Qué bueno es el Señor!

3. enero 2018 | Por | Categoria: Dios

Vamos a hablar hoy de la bondad de Dios, y, sin embargo, empezamos con un hecho tremendo, sucedido hace ya muchos años, y que se puede leer en revistas misionales de aquel entonces, por el año 1950. No se creería si no estuviera atestiguado por testigos presenciales, en especial por el Padre Misionero holandés que fue testigo de mayor excepción…



Dios, siempre actual

27. diciembre 2017 | Por | Categoria: Dios

Una de las cosas que más nos deben importar para nuestra vida es que Dios sea siempre en nosotros Alguien y actual, vamos a hablar así. Que siempre sea de interés. Que nos preocupe siempre. Que nunca lo releguemos al olvido. Que Dios lo llene todo: nuestra oración, nuestro trabajo, nuestro amor, nuestro gozar, nuestras penas y nuestras preocupaciones. Que en todo, absolutamente en todo, esté presente Dios, porque Dios es para nosotros es interés sumo.
Se cuenta de un gran escritor católico que presentó un artículo sobre Dios a una revista francesa para su publicación. Lo lee el director, y dice visiblemente contrariado…



¡Sí, Dios existe!

20. diciembre 2017 | Por | Categoria: Dios

Me subí un día en un bus urbano y, como siempre, tuve la curiosidad de leer los eslogans y leyendas, tan simpáticos y tan acertados a veces, que suelen fijar nuestros beneméritos conductores. Aquel día me llamó la atención, de buenas a primeras, ver cómo el chófer se santiguaba delante de la primera iglesia que encontró en la ruta. Pero me expliqué fácilmente su actitud piadosa al ver el cartel que había colocado delante de sus ojos, con un dicho bien conocido, pero que el cristiano conductor hacía suyo y brindaba a los demás como una advertencia…