Nuestra Fe

No robarás. ¿Por qué?…

13. febrero 2018 | Por | Categoria: Nuestra Fe

Hay en la Ley de Dios un mandamiento que, de ser observado, se evitarían en la sociedad la mayoría de los males. Es el séptimo de la tabla: el “no robarás”. Porque será siempre una verdad aquello de que todo obedece al dinero. Nuestro Padre Párroco, en un plan de buen humor, nos decía familiarmente en una reunión:
– Yo no sé para qué me quebré la cabeza durante los estudios de Moral sobre el Séptimo Mandamiento de la Ley de Dios. Todo eran reglas y más reglas, aplicaciones a casos enrevesados, dificultades que sólo divertían al profesor, y total, ¿para qué?… Los únicos que te vienen con un problema de robo son los niños que han escondido unos centavos para comprarse algunos dulces…



Dios y el hombre al encuentro

6. febrero 2018 | Por | Categoria: Nuestra Fe

Dios y el hombre parece que están jugando al escondite. Con esta frase familiar quisiera sintetizar el pensamiento de los primeros números del Catecismo de la Iglesia Católica (28-30) ¿Por qué buscamos a Dios? Pues…, porque lo sentimos. ¿Por qué Dios nos busca? Pues…, porque le interesamos. ¿Por qué nos buscamos mutuamente Dios y nosotros? Pues…, porque Dios nos ha hecho para Sí, y nos atrae; porque nos sentimos arrastrados hacia Él, y no estamos tranquilos mientras no descansamos en Él…



¡Amén!

30. enero 2018 | Por | Categoria: Nuestra Fe

No sé si hemos tenido alguna vez la curiosidad de contar las veces que usamos la palabra “Amén” en nuestro lenguaje con Dios y en nuestras oraciones, que acaban siempre con esta palabra de la lengua y de los tiempos de Jesús: Amen. Sobre todo, no sé si nos hemos detenido a estudiar a la luz de la Biblia lo que significa esta palabra tan rica de sentido.
Decir Amen es hacer una profesión de fe…



Los Mandamientos, un regalo

23. enero 2018 | Por | Categoria: Nuestra Fe

Hay una palabra en nuestra religión que nos gusta muy poco, por más que contiene mucho amor entre sus letras: es la palabra Mandamientos. Apenas se nos nombran, ya nos ponemos alerta. Aunque se trate de mandamientos de la Iglesia, aunque se trate de los Mandamientos venidos directamente del mismo Dios. Eso de que se nos mande, nos resulta muy cuesta arriba…